¿Es posible reducir las emisiones en la agricultura, a la vez que se mantienen los rendimientos?

5831517600_de5682885a_z

Si bien gran parte de la atención del público sobre el cambio climático se centra en el dióxido de carbono, existen otros dos gases de efecto invernadero (GEI): el óxido nitroso y el metano, que forman la mayor parte de las emisiones de la agricultura que contribuyen al cambio climático.

El óxido nitroso se libera cuando el nitrógeno de los fertilizantes o materiales orgánicos se transforma por procesos microbianos en el suelo, y es casi 300 veces más potente que el dióxido de carbono en términos de su potencial de calentamiento global. El metano se libera cuando el material orgánico se descompone en condiciones anaeróbicas, por ejemplo, en unos campos inundados y es 25 veces más potente que el dióxido de carbono.

Lea el artículo completo.

Post original por Meryl Richards.

Traducción por Urrea Benitez, Jose Luis.